Habla, opina, critica, platica, conversa, dialoga... tod@s somos bienvenid@s...

martes, 23 de agosto de 2011

Difícil que no imposible...



Se suele conocer a muchas personas a lo largo de la vida, personas que en un momento u otro parece que son tan y tan importantes que nunca te van a dejar y que siempre van a estar a tu lado.

Se suele creer que la amistad es fácil de tener y, sobre todo, fácil de mantener, mantener con la ley del mínimo esfuerzo y dando por hecho miles de cosas.

Pero no es así. Que esto nos quede bien clarito.


Podemos tener cientos de amigos, podemos creer que tenemos cientos de amigos y al no pensar sobre ello, no nos damos cuenta de que la mayoría son simples conocidos o compañeros y que, en realidad y a la hora de la verdad, no hay una conexión mucho más profunda. Y es cuando nos damos los verdaderos batacazos que consiguen que nos hundamos en la propia miseria y que nos lamentemos una y otra vez.


Hay que reflexionar sobre lo fácil que acogemos a las personas y lo rápido que les abrimos el corazón y ya..., ¡ya somos los más íntimos! Hay que saber diferenciar de quién es cada cual y hasta dónde llega cada relación. Por ejemplo, yo sería incapaz de tener la misma confianza con A que con B, aunque a B la vea cada día, comparta mil horas y nos llevemos de puta madre. Sin embargo aunque a A la vea una vez cada dos meses (viviendo a 30 minutos el uno del otro), sé que cuando me ocurra algo importante para mi , a la hora que sea y cuando sea, A estará en la puerta de casa para darme un abrazo y apoyarme en todo sin mediar palabra ni hacer preguntas fuera de juego. Eso es a lo que me refiero.


Podría coger la agenda de casa y llamar a cualquier número de los que hay anotados para salir con un montón de personas para tomar una copa, ir a bailar o lo que sea, pero lo cierto es que eso ya no me llena y tampoco me gusta (creo que me he vuelto más cómodo y tranquilo) y pasarlo genial hasta el amanecer. Podría pero no lo hago. Quizá más adelante, en otra etapa pero ahora no va conmigo, y no quiero que se me malinterprete porque quien haga eso me parece super bien.


Hablo y hablo de esto porque esta semana pasada me planteé de forma muy seria si las personas con las que me relacionaba eran las correctas o no, puesto que al parecer, todo el mundo va muy agobiado con su vida, con sus cosas y les importa un bledo si pasan de los demás y hacen un daño que, a veces, es irreparable. Nadie dijo que las relaciones fueran fáciles, pero a los seres humanos nos gusta (en general) relacionarnos, ya sea para reír, llorar, pasear o follar..., porque así somos y así seremos.


Tenemos que tener muy claro en nuestras cabecitas que ni la familia lo es todo ni que los amigos son lo mejor, que salir por salir es maravilloso o que quedarse en casa es la mejor opción. Hay que saber darle la importancia a cada cosa y a cada momento, teniendo en cuenta si la familia verdaderamente es positiva para ti y si tus amigos te hacen sentir lleno. Como norma general, la familia es como algo sagrado aunque te traten a patadas y te falten el respeto, tendemos a excusarlos y es muy poco habitual que nos enfrentemos a ella. A título personal, diré que me costó muchísimo zafarme de todo ese lío familiar y a aprender a ser yo mismo sin más, lo cual significa que perdí muchos contactos, pero tuve las narices de llamar a cada cosa por su nombre y parece..., parece que picaba a muchas personas. Así que ahora cuando me reuno con todos la cosa es mucho más fácil y sana, y si no me gusta pues me voy y nadie se siente, ya, ofendido. Quizá sean medidas drásticas pero os aseguro que muy, muy necesarias.


Respecto a los amigos, hace ya mucho que reduje el círculo para bien porque tras un buen grado de manipulaciones que me dejaron con la boca abierta, decidí que ya estaba bien de comprender todo y que nadie comprendiera nada. Así que, ahora, con mis dos manitas cuento a mis amigos y sobran unos cuantos dedos.


Es fácil perder y echar a perder una relación de amistad, es fácil despistarse y creer que todo está bien cuando la realidad es otra y no querer quitarse la venda de los ojos por no tener tiempo para pararse a pensar. Pero cuando esa amistad es básica en tu vida, cuando esa persona lleva a tu lado media vida pasándola de todos los colores, haces lo imposible por conservarla y lo posible por hacerte, de nuevo visible.


Hay que aprender a escuchar y respetar, tolerar y entender, abrazar y hacer saber que estás ahí, que estás ahí en cualquier época del año, a cualquier hora del día o de la noche, que estás ahí en menos que canta un gallo (aunque estés en Anchorage o en Pekín), que una pequeña sonrisa a través de la pantalla del ordenador o un pequeño llanto por teléfono..., consigue milagros, consigue ánimos y consigue fuerzas y esperanzas.


Porque quien se ha ganado un trocito de tú corazón a pulso ya no lo puede perder, porque tú así lo has permitido y que, a la primera de cambio no se puede tirar la toalla, ni confundir el tocino con la velocidad. porque si te quiero, te quiero aunque nos peleemos por diferentes pensamientos u opiniones, ¿qué tendrá qué ver una cosa com la otra...?Pues bien poco la verdad.


Hay que tener muy claro en quienes confíamos y de qué manera, no todo es sano y parece lo que es ni es..., luego vienen las sorpresas. Y es muy importante el saber y querer cuidar las relaciones. Muy importante.


Repaso las personas que tengo cerca de mi y apenas me doy cuenta de la gran sonrisa que se me dibuja en los labios, y es entonces cuando sé lo importante que son para mi y lo afortunado que soy. Y los que pasaron por mi vida y se apearon de ella..., a todos ellos les deseo la mejor de las suertes y, sobre todo, mucha salud y éxito en sus proyectos. Sin rencores ni agujeros negros. Sin excepciones. Y si los veo por la calle, un "hasta la vista" nunca están de más.


Nunca.


Y si te sientes aludida por todo esto que he escrito..., pues es verdad. Y si tú te sientes, también, aludido..., pues es que va para ti. Y para ti. Y para ti. Y por ti. Y para ti también. Y tú no te hagas el loco que va por ti. Y tú no te hagas la sueca que no te libras de esto... Y que me siento muy orgulloso de cada uno de vosotros y de cada una de vosotras, porque me hacéis pensar, sentir, reflexionar, vivir y ¡sentir!

12 comentarios:

Reyes dijo...

Precioso post , y como me doy por aludida te mando un beso.
Pero te contaré un secretillo;
no tengo más que 2 o 3 amigos .
En serio, soy bastante asocial , cada día más.
No sé si esto me embrutece o me enriquece pero sí estoy segura de que ahorra energía.
Otro beso .

genestel dijo...

Reyes, desde luego qué sí que ahorras energía!¡Y un montón!

Me gusta que te haya gustado..., y entiendo muy bien eso que dices que cada día andas más y más asocial..., a mi me está ocurriendo algo similar.

Y..., ¡otro beso para ti1

Roddo dijo...

No tengo más que sentirme aludido por tu post... No estaba muy seguro, pero aquella parte de "la pantalla del ordenador" me hizo reaccionar. Jajaja.

Me gusta saber que a pesar de que el círculo se cierra cada vez, de tu lado y del mío, ambos seguimos hablando, como hace tantos años ya, con la misma alegría y complicidad de siempre.

Como le escuché a alguien por ahí alguna vez: De lo bueno, poco. ;-)

genestel dijo...

Roddo, xreo que más de uno y una tiene que sentirse aludido,..., ¡esa era la cuestión!

^^

Principesa dijo...

Pues yo no me haré la sueca...porque también me siento aludida!
En esta etapa, asocial no sería la palabra, pero tengo muy presente que significa cada persona en mi vida.
Auqnue suene drástico decirlo, creo que tengo casi una clasificación de lo que me importa cada persona.
Igual que necesito a gente para hacer unas copas y pasar un buen rato, aun más necesito a mis amigos para hablar, escuchar, entender y abrazar!
T'estimo angelet meu!

genestel dijo...

Principesa mía, te has explicado la mar de bien, cómo un libro abierto y entiendo lo que dices y lo que quieres decir...

Jo també t'estimo principesa meua!!!

Kampanilla dijo...

Yo tampoco me hago la sueca, porque a pesar de mi carácter tan "popular"tengo muy claro quien merece la palabra amigo y quien la de conocido,de las personas que están,(incluso las que han pasado), en mi vida y al igual que tu Genestel, cuento con mis manos, los amigos y me sobran la mayoría de los dedos, pero con los que tengo estoy más que completa y feliz, y al que no le guste dos piedras!!!Y al igual que muchos tengo gente para salir y divertirme un rato y a los amigos, que para mi son mas que amigos son como de mi propia sangre, que me entienden mejor que yo misma.
Tatimuuuuu germanet.

genestel dijo...

Kampanilla, ¡me estoy riendo a carcajadas por lo último que has esrito!!!Es decir por esto: "Y al igual que muchos tengo gente para salir y divertirme un rato y a los amigos, que para mi son mas que amigos son como de mi propia sangre, que me entienden mejor que yo misma."

"Que me entienden mejor que yo misma"..., ¡me he sentido tan cercano a ti!

Saps que també jo. I molt.

^^

Runner dijo...

Todo el mundo es capaz de traicionar, hasta los más queridos, no nos olvidemos. Amigos sí, son necesarios, pero siempre con condón emocional.

genestel dijo...

Runner, valoro mucho la amistad,pero intento llevar siempre condón emocional, cómo bien dices!!

besote-te!!

Jon dijo...

La familia me ha enseñado que la amistad es mi unica familia. T'estim y lo siento, contigo voy emocionalmente a pelo, si tengo aun me podré contagiar de un trocito tuyo. ;) T'ESTIM.

genestel dijo...

Jon, sabes que eres mi familia, y sabes, también, que contigo voy a pelo porque así lo quiero.