Habla, opina, critica, platica, conversa, dialoga... tod@s somos bienvenid@s...

viernes, 11 de febrero de 2011

Grindr







Lo cierto es que (y muy a mi pesar) no soy nada aficionado a las nuevas tecnologías y, quizá, por ello no les presto demasiada atención.

A veces quisiera ser un gran entendido en móviles, iPhones, Blackberrys, MP4... y todos estos aparatitos que consiguen que nuestras vidas sean más alucinantes (¿o esclavizantes y/o con mayores actos de consumismo...?) y que parece que nos aporten más felicidad.

En absoluto soy contrario a ello, me parecen bestiales, pero cada día me sorprendo un poquito más con las cosas que veo, escucho y leo sobre estos avances que parece que sean para sociabilizar y, a mi visión, lo que consiguen es aislar un poco más y crear una gran dependencia... hablando en general.

Alguna vez he estado tomando una copa entre amigos y he observado que más de un@ no deja de mirar el móvil de forma continuada por si le han envíado algún sms y no ha escuchado la alarma correspondiente a causa de la música alta. Y así en otros lugares. A eso le llamo adicción.

Está genial tener un MP3, 4 ó 5 para llevar tu música en el bolsillo, tu móvil que hace mil cosas, tu iPhone, o lo que te apetezca... pero con sentido común.

Cuando estoy de vacaciones lo primero que hago es desconectar el móvil sobre todo si salgo de viaje... ni tan sólo me lo llevo. No tengo esa necesidad de estar pegado al celular si lo que quiero y necesito es estar alejado de todo. Y no me sirve el típico "es por si pasa algo"... eso no.

Durante mi último viaje (un viaje muy cultural con muchas visitas), eran un continuo interrumpir las explicaciones del guía por el sonido de los móviles para tener las conversaciones más absurdas que pueda haber. Al final, el guía tuvo que llamar la atención, como si críos de patio de preescolar fueramos. A cosas así me refiero.

Yo llevo mi MP3 desde... desde ni se sabe, y funciona como el primer día. La mayoría de personas que conozco llevan ya el MP24 que frega hasta el suelo de tu casa y te tiende la ropa, pero son funciones que no se utilizan (suelen decir)...

Esta genial vivir conectado, vivir con lo último, tener los modelos tal y Pascual... pero ¿dónde está el límite...?¿Abusamos, quizá, tod@s de ello sin darnos cuenta...?¿Somos mucho más felices por tener el móvil pegado hasta cuando me voy a la cama con mi pareja a follar...?

Repito que no estoy en contra y que, aunque no me llamen la atención estos avances, reconozco que son fantásticos... pero sin que lleguen a dominar tu vida.

Y todo esto viene por un artículo que leí y que me dejó con la boca abierta porque desconocía algo así:

"The End.

Por Begoña Gómez.

Grindr es seguramente la aplicación para smartphones más exitosa o por lo menos que más ha alterado los habitos sociales. Para no iniciados: Grindr funciona como un GPS gay que permite ver a los usuarios ver qué otros gays tiene cerca y qué pinta tienen.

El padre de la idea, Joel Simkhai, asegura que su intención era responder al interrogante milenario ("¿quién más entiende por aquí?") y prefiere hablar de ella en términos no estrictamente sexuales, aunque todo usuario -y sus asombrados amigos heterosexuales- saben que en realidad se trata del mayor avance tecnológico en la historia del aquí te pillo aquí te mato.

Finalmente, un año después de anunciar que lo haría -una eternidad y media en la industria de las aplicaciones- Simkhai está listo para desvelar el Gindr para heterosexuales, que tendrá otro nombre. Ha dicho que será muy distinto porque para las mujeres heterosexuales no es especialmente excitante saber que tienen a otro hetero cerca, pero no da muchos más detalles.

Ahora, al duda está en saber cuáles serán esas modificaciones (¿al final se casan, como en el chiste?) y si triunfará tanto como la versión gay. A priori, tiene potencial para arrasar entre la generación que se impacienta con los e-mails, que puede que también encuentre largo y tedioso el tradicional coqueteo online.

Pero que no s eapresuren a escandalizarse los padres que querían prohibir "FoQ" aquí o "Skins" en EE.UU. Alguien posteó en una noticia sobre Grindr hetero que nunca se enrrollaría con una chica tan desesperada como para ofrecerse por su teléfono. Algunas cosas no evolucionan tan rápido."

Fuente: adn Barcelona

Poco más puedo decir, pero ¡este artículo me ha hecho pensar tanto...!

Allá cada uno con la toma de sus propias decisiones, ¿no?

6 comentarios:

Reyes dijo...

Pues sí , allá cada cual .
Supongo que quien no gusta de la inmediatez o no tiene la costumbre de "cosificar " sus emociones personales, no usará esta nueva herramienta , como tampoco ha usado las anteriores.
Y habrá quien crea que son guays.
Como dices tú , allá cada cual .
En mi opinión , como todo lo nuevo tiene dos caras; por un lado rompe barreras y por otro nos vuelve más gilipollas, más mimados , más tentados a cogerlo todo de forma rápida y caprichosa.
...

Ves?
Ya me has rayado , yo que parezco Emily Bronte no sería capaz de divertirme con este "escaparate" .
Qué cosas.
uN besazo, interesante reflexión.

Runner dijo...

Me parece que he llegado tarde a este Grindr, estoy felizmente emparejado ;)

añil dijo...

Pero esto es cierto o es de coña?
Estás seguro que no publicaron esto el día de los santos inocentes?

Vivir para ver, jajajaja.

Un beso

genestel dijo...

Reyes, ¡he conseguido qué le des a la cabecita!Jjajajajajaja!

Runner, tampoco yo necesito ese Grindr porque, por fortuna, no estoy en circulación... pero ¡hay que estar a la última!

añil, estoy más qué seguro, ¡me quedé igual de sorpendido qué tú!

Toñi (tu_madre_1957) dijo...

Madre del amor hermoso y la virgen purisimina, lo que tengo que aprender todabia, me he quedado con la boca abierta, y sin palabras, como puede ser todo tan frio, asi nos va en todo, señor, señorrrr
Un besito

genestel dijo...

¡Uf!¡Y lo qué queda por venir, Toñi!
¡Y lo qué tenemos que ver aún en esta vida...!